Política de Privacidad

Esta página web entiende la importancia de la protección de los datos personales que nos facilitan.

Para ello se adoptan las medidas de índole técnicas y organizativas necesarias para garantizar la seguridad de los datos de carácter personal contenidos en los mismos y para evitar su alteración, pérdida, tratamiento o acceso no autorizado.

Ponemos en  conocimiento de los usuarios de esta página web, que sus datos de carácter personal sólo podrán obtenerse para su tratamiento cuando sean adecuados, pertinentes y no excesivos en relación con el ámbito y las finalidades determinadas, explícitas y legítimas para las que se hayan obtenido. Serán cancelados cuando hayan dejado de ser necesarios o pertinentes para dicha finalidad, o cuando lo solicite el titular en el ejercicio de su derecho de cancelación.

Le informamos que puede ejercitar sus derechos de acceso, rectificación y /o eliminación de cualquier de los datos personales almacenados, mediante el envío de un correo electrónico con firma digital reconocida a la siguiente dirección info@ronzolez.com.

Los campos marcados con un asterisco (*) en los formularios habilitados en la esta página web son de cumplimentación obligatoria, de modo que si no completa alguno de ellos no podrá continuar con su envío.

Adicionalmente, esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Puede acceder a las políticas de cookies haciendo click aquí.

Sabor

Al elaborarse después de envejecer en barricas de madera de roble notaremos este sabor algo fuerte parecido al vino. Sabe a frutas maduras, a tostados, a miel, a dulce de caña de azúcar recién cortada que ofrece un sabor algo más dulzón que otras bebidas de similares pretensiones.

Historia y Tradición

La historia del ron dominicano se remonta a los tiempos en los que el almirante Colón descubre las Américas y lleva, desde España, un producto desconocido en el Nuevo Mundo: la caña de azúcar. Según las crónicas, hacia el año 1630, los colonos ingleses inician la elaboración del ron en la Isla de Barbados y en 1651 el viajero Richard Ligon califica a esta bebida de “embriagadora y extremadamente fuerte”. “Rumbullion” viene de un antiguo vocablo inglés que significa “Tumulto”; por abreviación los ingleses lo llamaron “Rum” y los franceses “Rhum”.  Nosotros los latinos lo llamamos Ron.